Pollo de Navidad






En mi casa no son de paladares sibaritas.


Les gustan las comidas sencillas, con ingredientes normales y elaboraciones simples. Por eso cuando llega Navidad nuestro menú suele variar poco: entrantes, un principal de carne y postres variados.

Normalmente y teniendo en cuenta que los mas pequeños de la casa (y algún mayor) son delicados para comer, el plato principal suele ser una carne ya conocida por todos. No podemos aventurarnos a preparar algo nuevo y que  no guste, sería un problema jejeje. Así que unas semanas antes vamos ensayando los platos que puedan ser degustados en las fiestas y que puedan ser susceptibles de “críticas”.

Y aquí traigo una prueba, un pollo relleno y asado al horno con una salsa increíblemente buena. Un plato elaborado pero que se puede, mejor dicho se debe, preparar el día antes lo que es un factor a tener en cuenta.

Y hoy hemos pasado la prueba con éxito, por lo que ya tenemos plato principal para Navidad.

Os dejo la receta a ver si os guste y os sirve como idea para vuestro menú, teniendo en cuenta que no es necesario que lo hagáis para Navidad, en cualquier celebración familiar os vendrá de perlas.

INGREDIENTES:

1 pollo entero deshuesado  de alrededor de 2 kg o 2’5 kg (pedid a vuestro carnicero de confianza que os lo deshuese bien, en casa es complicado hacerlo).

Para el relleno:

500 gr de carne picada mixta (mitad cerdo, mitad ternera)
2 dientes de ajo
Unas hojas de perejil picado
70 gr de bacon en taquitos
70 gr de jamón serrano en taquitos
1 cebolla pequeña picadita
50 gr de paté o foie gras
7 orejones de albaricoque secos troceados pequeño
7 ciruelas pasas sin hueso troceadas pequeñas
20 gr de piñones
Sal y pimienta al gusto
20 ml de brandy

Para la salsa:

Zumo de media naranja
Media naranja en cuartos
1 cebolla pequeña en cuartos
2 zanahorias cortadas a trozos grandes
6 o 7 tomatitos cherry
1 rama de apio
1 cabeza de ajo entera cortada por la mitad
1 vaso de vino de jerez (200 ml)
5 o 6 granos de pimienta
1 pastilla de caldo de carne concentrado
6 o 7 ciruelas pasas sin hueso
6 o 7 orejones de albaricoque





PREPARACIÓN:

Tendremos el pollo preparado con antelación. Le pediremos al carnicero que nos lo prepare y deshuese.
En un recipiente amplio ponemos la carne picada, con los ajos machacados, las hojas de perejil picado y sazonamos bien con sal y pimienta. Removemos bien para que se integre todo y vamos añadiendo todos los ingredientes. Mezclamos muy bien.
Salpimentamos bien por dentro el pollo e introducimos el relleno aplastando para que se cuele por todos los rincones. Yo os doy las cantidades que he usado pero en función del tamaño del pollo que compréis podéis necesitar algo más o algo menos.
Una vez relleno el pollo, tendremos cuidado de que por los orificios abiertos del pollo no se nos salga el relleno. Para eso podemos o bien coserlo con hilo de cocina o poner unos palillos de madera. De todas maneras, el pollo va metido en una redecilla, por lo que esto no sería un problema. El problema es meterlo en la redecilla. Os aseguro que es la parte más difícil de la receta, pues una vez relleno el pollo adquiere un tamaño considerable y es algo complicado meterlo en las redecillas de cocinar que venden. Yo sola no pude, tuve que pedir refuerzos a mi vecina jajaja. Pero en la lucha, ganamos nosotras y el pollo al final entró en la redecilla.
Bueno bromas aparte, es cierto que esta es la parte mas difícil, el resto no es nada complicado. Seguimos, el pollo ya está bien relleno y ahora toca sazonarlo por fuera. Lo pintamos con aceite de oliva, le espolvoreamos sal y pimienta molida y con una jeringuilla le inyectamos brandy por distintos lugares del cuerpo.
Ahora en una bandeja de horno (yo usé una desechable de aluminio) ponemos un fondo de aceite, colocamos el pollo en el centro y vamos poniendo los elementos de la salsa alrededor, bañamos con el vino y el zumo de naranja y lo metemos en el horno precalentado a 180º con calor arriba y abajo. Para calcular el tiempo que debemos tenerlo haremos un cálculo matemático sencillo, por cada kg de pollo, necesitaremos una media hora de horno. Como mi pollo pesaba ya relleno y todo tres kg, estuvo en el horno algo mas de una hora y media. Aunque esto es algo relativo ya que dependerá de cada horno. Para ver si está listo podemos usar el truco del palillo, al igual que los bizcochos, pinchamos y si la aguja o palillo sale seca ya está listo.
Las verduras que forman la salsa estuvieron todo el tiempo en la bandeja, pero si veis que se queman, las sacáis y dejáis que el pollo acabe el tiempo de cocción. De vez en cuando echad líquido de la salsa sobre el pollo y cuando veáis una cara bien dorada, damos la vuelta con cuidado para que se dore por la otra. Al acabar el horneado, desechamos las naranjas que habíamos puesto en la bandeja, ya que la cascara nos amargaría la salsa, pero el resto de los elementos van al vaso de la batidora y los trituraremos bien hasta que nos quede una salsa espesa y de textura fina. Probamos de sabor, pues puede que la notemos fuerte por  el zumo de la naranja, si es así podemos añadir un par de cucharadas de azúcar para suavizar el sabor.

Dejamos que el pollo se enfríe y lo liamos en papel aluminio. Lo guardamos en la nevera hasta el momento de servir, así podemos cortar bien las rodajas.

Aprovecho con esta receta para participar en el reto  #RetoChristmasTimeSpecialCdM2017



Tenemos que tener el pollo listo de carnicería. Se lo pediremos a nuestro carnicero que nos lo prepare.

Vamos preparando el relleno, la carne picada, cebollita picada, perejil, ajos, sal y pimienta.

Agregamos el jamón y el bacon.

Y los frutos secos picaditos. Todo bien mezclado. Por último añadimos el paté.


 Abrimos bien el pollo y sazonamos por dentro.

Vamos rellenando bien, intentando aplastar para que no queden huecos vacíos.

Y ya  está el pollo relleno.

Ahora toca pelearse con él para meterlo en la redecilla. Pedid ayuda, uno solo es muy dificil. 

Sazonamos por fuera, embadurnamos con aceite y le inyectamos brandy por distintos lugares.

Lo ponemos en una fuente de horno y al rededor todos los ingredientes para la salsa.

Y al horno.

Una horas y media larga tardó. Entre medias, le damos la vuelta para que se dore por todos lados.

Y los ingredientes de la salsa (menos la naranja troceada) Se trituran.

Y después de unas horas en frío, ya lo tenemos listo para servir.


   Adornamos con rodajas de naranja y guindas. Queda super bonito así.

    La salsa está riquisima. Un plato ideal para estas fiestas.







Facebook Twitter instagram pinterest YouTube google plus


Introduce tu Correo y recibe mis entradas en tu email:





2 comentarios:

  1. Muchas gracias por el paso a paso, queda todo muy claro y así todos podemos hacerlo. También gracias por la receta. En casa somos igual muy básicos, no nos gustan los cambios por eso el menú se repite constantemente, jaja. Saludos, éxito en la cena y feliz navidad!

    ResponderEliminar