Juego de blogueros 2.0: Muhammara de avellanas






La muhammara es un paté vegetal de origen sirio.


O libio, porque parece ser que en ambos países se disputan su autoría. Lo que si está claro es que este paté de origen oriental es una delicia como todas las comidas de esa zona donde se mezclan armoniosamente especias, frutas y otros sabores, dando como resultado una auténtica delicia para picar apta para veganos y con un montón de nutrientes.


La receta original lleva nueces solo, pero he encontrado tantas variaciones de la misma receta que realmente no sé cual es la receta primigenia, por lo que he aprovechado que es dia 31, día de publicación de Juego de Blogueros para hacer una versión especial de este rico plato con avellanas, el ingrediente del reto de este mes.

Y ha quedado tan rico y es tan fácil que hoy que es Nochevieja, lo voy a incluir en el menú. Vosotros aún estáis a tiempo...


INGREDIENTES:

150 gr de pimientos asados (podemos asarlos en casa , aqui os enseño como los hago yo)
 50 gr de avellanas tostadas
25 gr de melaza de granada (ver receta aquí) 
50 gr de nueces
1 diente de ajo
1 cucharadita de comino molido
1/2 cucharadita e sal
1 pizca de pimienta
1 guindilla (opcional)
50 ml de aceite de oliva 





PREPARACIÓN:

Primero tendremos que preparar  la melaza de granada, arriba os indico como hacerla, es muy fácil y os va a servir para otras recetas. También podemos buscarla en establecimientos de alimentación árabe.
Los pimientos se pueden asar en casa, en el horno a 200º unos 50 minuto o comprarlos ya envasados.
Estas dos preparaciones las podemos hacer con anterioridad con lo cual el día que vayamos a preparar la muhammara solo tendremos que mezclar todo. 
En el vaso de la batidora o de la thermomix ponemos todos los ingredientes menos el aceite y lo batimos todo durante 15 segundos a velocidad 8. No se trata de tener una crema fina, sino un paté con textura. A continuación ponemos la thermomix en marcha a velocidad 4 y vamos echando el aceite por el bocal poco a poco para que emulsione. Se puede hacer igualmente con una batidora normal.

Servimos con pan tostado, pan plano o verduras crudas.

Ponemos todos los ingredientes en el vaso de la thermomix y trituramos.

Queremos que nos quede una crema con tropezones, no una crema fina.

Añadimos el aceite poco a poco para lograr que emulsione todo.
   

Y así de rápido y sencillo es hacer este paté.


    Y lo acompañamos con pan arabe o tostas, os aseguro que está buenísimo.
    
Y aprovecho con esta, la última receta del 2017, para desearos un Feliz 2018. ¡Mañana más!











Facebook Twitter instagram pinterest YouTube google plus


Introduce tu Correo y recibe mis entradas en tu email:





14 comentarios:

  1. Una receta exquisita, amiga, me ha encantado, tiene que estar buenísimo!!!
    Besitos y todo lo mejor :)

    ResponderEliminar
  2. Sea de donde sea, seguro que está delicioso.
    Muy buena idea.Bss

    ResponderEliminar
  3. Es una idea genial con lo que me gustan los pimientos.
    Un paté ideal para picar ummm
    Feliz Año.
    bessss

    ResponderEliminar
  4. Muchas de las cenas que hacemos en casa se centran en patés vegetales con pan tostado. Desconocía -como tantos otros platos :) - el muhammara, pero seguro que será un auténtico placer descubrirlo ¡Nuevo año, nuevas recetas! :) Un beso y feliz 2018!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! A nosotros nos encanta comer a base de picoteo! Un beso!

      Eliminar
  5. La muhammara es un clásico en mi casa desde que la descubrimos hace un par de años. Qué delicia. La próxima vez probaré a ponerle avellanas a ver qué nos parece. :D

    ResponderEliminar
  6. Me gusta mucho. Todo lo que sea salir de nuestros típicos platos, vale la pena experimentar. Seguro que está delicioso! Felicidades por esta receta buenísima receta salada.

    ResponderEliminar
  7. Hice muhammara para el aperitivo del dia de Reyes. Yo lo serví dentro de hojas de endivia, como parte de un aperitivo y tuvo un éxito rotundo.
    Muchísimas gracias por la receta!!!!!

    ResponderEliminar