Bizcocho invertido de piña






Dicen que este postre es típico de algunos países de América del sur.


Aunque también he encontrado referencias en libros de recetas norteamericanas de los años 20. Así que no puedo decir con seguridad cual es su origen. Lo que si puedo decir es lo sencillo y rico que es, pues eso es algo que he constatado en persona jajaja

Lo típico de este postre es la forma en que se elabora, pues las rodajas de piña se colocan en el fondo del molde y al darle la vuelta, aparecen en la parte de arriba.

Parece ser que la receta original se hacía en una sartén, yo lo he hecho en el horno a la manera mas tradicional.

INGREDIENTES:

Caramelo liquido
10 rodajas de piña en su jugo (Guardamos el jugo)
6 o 7 cerezas en almíbar
1 yogur natural
4 huevos
190 gr de azúcar
200 gr de harina
100 ml de aceite de oliva suavr
1 sobre de levadura





PREPARACIÓN:

Ponemos caramelo liquido en el fondo de un molde desmoldable y colocamos 6 o 7 rodajas de piña  enteras o en mitades, hasta completar el fondo del molde. Colocamos una cereza en almíbar en los huecos de la piña. Reservamos.
Ponemos las dos o tres rodajas de piña que sobran en el vaso de la themomix o de una batidora eléctrica junto al yogur, azúcar, huevos y trituramos 1 minuto a velocidad 4.
Agregamos el aceite y volvemos a batir 30 segundos a velocidad 4.
Por ultimo añadimos la harina y la levadura y terminamos de batir 1 minuto mas a velocidad 4.
Vertemos esta mezcla sobre el molde donde tenemos las rodajas de piñas y llevamos al horno 180º con calor arriba y abajo durante unos 45 minutos. Antes de sacarla del horno hacemos la prueba del palillo.
Dejamos entibiar un poco dentro del molde y pinchamos con un cuchillo por varios sitios y lo bañamos con el jugo de la piña que habíamos usado, como medio vaso mas o menos.
Dejamos enfriar del todo antes de desmoldar dando la vuelta para servir por la parte de las piñas.


Trituramos las rodajas de piña con el yogur, huevos y azucar.

Añadimos el aceite.

Y la harina y levadura.

Ponemos caramelo liquido en el fondo de un molde.

Colocamos las rodajas de piña y las cerezas en los agujeros.

Vertemos la masa en el molde y al horno. Si veis que no os queda un bizcocho parejo en la forma, podemos "recortar" una vez frío y antes de darle la vuelta la parte mas prominente. para que nos quede igual por todas partes. Una vez tibio, lo bañamos con el jugo de la piña.


   Y al darle la vuelta nos quedará con las rodajas de piña caramelizadas hacia arriba.





Facebook Twitter instagram pinterest YouTube google plus


Introduce tu Correo y recibe mis entradas en tu email:





3 comentarios:

  1. Nunca he hecho una tarta invertida, y menos aun de piña, pero debe de estar deliciosa. Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, quedan muy ricas y vistosas! Besitos guapa!

      Eliminar
  2. Qué jugoso y qué rico se ve, delicioso!! Una combinación ideal y perfecta. Un beso

    ResponderEliminar