Tarta helada de piña






Esta tarta es un plato estupendo para las cenas de verano. Lo podemos tomar todo el año, porque ¿a quién no le gusta acabar una comida con un postre helado?


Es fácil de hacer, sencilla y no lleva muchos ingredientes, además como la podemos o mejor dicho, la tenemos que preparar con antelación, nos facilita la organización de las comidas con invitados. Espero que os guste. 



INGREDIENTES:

500 gr de nata para montar (que esté muy fría)
6 hojas de gelatina neutra
350 gr de piña en su jugo
150 gr de azúcar
Fruta deshidratada para adornar (piña, kiwi..) y guindas en almíbar.




PREPARACIÓN:

CON THERMOMIX:

Ponemos a hidratar en agua fría las hojas de gelatina.

Vamos a montar la nata que debe estar muy fría. Con el vaso de la thermomix muy limpio y seco, le ponemos la mariposa y vertemos la nata. Programamos velocidad 3 ½ y sin tiempo vamos montando la nata. Cuando ha pasado un minuto aproximadamente paramos la máquina y observaremos que la nata está semi montada. Añadimos la mitad del azúcar en forma de lluvia para que no nos aplaste la nata y seguimos montando a la misma velocidad unos 20 segundos más. Es suficiente así, no necesitamos una nata montada que nos quede dura, porque la tendremos que mezclar en el siguiente paso.

Lavamos el vaso y ponemos la piña troceada   y el resto del azúcar. Trituramos 15 segundos a velocidad 8-10 hasta que nos quede un puré.

Ponemos el puré de piña en un bol con las hojas de gelatina escurridas y calentamos en el micro 30 segundos, lo justo para que se caliente pero sin hervir. Removemos para que las hojas de gelatina se disuelvan bien

Mezclamos el puré de piña con la nata montada con movimientos envolventes hasta que esté todo bien integrado.

Vertemos la crema de piña sobre un molde redondo desmoldable y damos unos golpes para aplastar y que nos quede lisa la superficie.

Dejamos en el congelador unas horas. Mejor toda la noche.  Justo antes de servir adornamos con unos trozos de piña  y kiwi deshidratado y mitades de guindas.

SIN THERMOMIX:

Ponemos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría.

Con unas varillas eléctricas montaremos la nata que debe estar muy fría, con cuidado de que no se convierta en mantequilla. Cuando esté semi montada añadimos la mitad del azúcar y seguimos unos segundos más. la reservamos en un recipiente grande.

Trituramos la piña con el azúcar hasta hacerla puré y le añadimos las hojas de gelatina escurridas. Calentamos en el micro para que se disuelva la gelatina y mezclamos bien. A partir de aquí podemos seguir como se indica más arriba.


Vamos a montar la nata, que debe estar bien fría.

Cuando esté casi montada añadimos el azucar en dos veces y seguimos montando.Reservamos.

Trituramos la piña con el azúcar restante y la ponemos con las hojas de gelatina hidratadas en un bol. La calentamos para que se mezclen bien.

Mezclamos suavemente con la nata.

Y colocamos en un molde redondo desmoldable. Al congelador.

   Antes de servir (la sacamos unos minutos antes ) la adornamos al gusto. Yo he usado fruta deshidratada y unas guindas en almíbar. Un postre fresquito y muy apetecible.








Facebook Twitter instagram pinterest YouTube google plus


Introduce tu Correo y recibe mis entradas en tu email:











5 comentarios:

  1. Qué pinta tan buena!!! me parece fresca, deliciosa y además te ha quedado preciosa!! Un beso

    ResponderEliminar
  2. que tarta más rica y refrescante, te ha quedado preciosa
    besos
    Rosa

    ResponderEliminar
  3. Sólo decir q la piña tiene muchos hilos y es muy difícil de triturar!

    ResponderEliminar