Ragú de ternera






El ragú es un plato de origen italiano.

Se prepara generalmente con carne aunque tambien se puede hacer de pescado. Es un estofado en resumidas cuentas, solo que hecho a la manera tradicional, es decir, a fuego lento y con una cocción larga.
Yo soy mas de usar la olla rápida, pero para esta ocasión he querido hacerlo a la manera de las cocinas antiguas, así que me he armado de paciencia y he tenido la olla una hora a fuego lento para hacer un ragú lo mas cercano sus orígenes.

Es un plato contundente, la carne y las verduras que lo acompañan lo convierten en un plato unico. Es importante elegir una carne de calidad. Yo he usado ternera, ya cortada por el carnicero, vosotros podéis pedir que os lo corten como para estofado y os lo dejarán listo.

INGREDIENTES:

600 gr de carne de ternera
1 cebolla
1 diente de ajo
2 zanahorias
50 gr de guisantes de lata
1 hoja de laurel
1/2 pastilla de caldo de verduras
sal, pimienta y cominos molidos
100 ml de vino blanco.
100 ml de agua
4 cucharadas soperas de tomate frito
Unas hojas de perejil picado
Harina para rebozar




PREPARACIÓN:

Sazonamos la carne con sal y pimienta, la pasamos por harina y quitamos los excesos. En una cazuela grande ponemos un vaso de aceite de oliva y calentamos. Doramos la carne en el aceite caliente y la sacamos y reservamos.
En el mismo aceite pochamos el ajo y la cebolla picados. Cuando lleven unos minutos añadimos las zanahorias lavadas y peladas y cortadas a rodajas grandes. Dejamos que se hagan un poco antes de añadir el vino, el agua, el comino molido, la hoja de laurel y la media pastilla de caldo. Cocinamos a fuego fuerte para evaporar el alcohol y añadimos la carne y el tomate frito y bajamos el fuego para que se cocine despacio, removiendo de vez en cuando. Mantenemos la cazuela tapada durante una hora aproximadamente, dependerá de la carne que hayáis elegido, así que id pinchando cada cierto tiempo para ver si está tierna.
Cuando la carne esté tierna añadimos los guisantes que como son de conserva están listos y solo tendremos que dejar que tomen el sabor de guiso.


Sazonamos la carne, la enharinamos y marcamos en el aceite caliente para sellarla.

Retiramos la carne y pochamos en el mismo aceite el ajo y la cebolla.

Agregamos las zanahorias y dejamos que se hagan un poco.
  
Agregamos el vino, agua, laurel, pastilla de caldo y cominos.Dejamos que se evapore un poco el alcohol.


Incorporamos la carne y el tomate frito y dejamos que se cocine a fuego bajo una hora aproximadamente.

Al final, cuando la carne ya esté tierna añadimos los guisantes.


    Y servimos con un poco de perejil picado y espolvoreado por encima y acompañamos con pan, mucho pan.





Facebook Twitter instagram pinterest YouTube google plus


Introduce tu Correo y recibe mis entradas en tu email:





4 comentarios:

  1. Me chifla este plato, queda una carne jugosa y de un sabor incríble. Tiene una pinta...buenísima. Un saludo.

    http://directoalamesa.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad Sergio, la salsa es de las de no parar de mojar pan! besos!

      Eliminar
  2. Más que bueno, lo has bordado, esa salsa es para mojar un bollo y me quedo corta y la carne se ve tierna y jugosa. Un palto de matrícula de honor!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cayó una barra de pan con este plato, no te digo nada mas jajaja. Besos!

      Eliminar