Roscos de vino y almendra




Ya he comentado en alguna ocasión que mis niños no son nada dulceros. De todo lo que preparo solo dos o tres cosas son sus favoritas.


Y de los dulces navideños nada de nada, ni turrones, ni mantecados, ni hojaldrinas...pero los roscos de vino si, mira tú. Así que para que no digan que no se los preparo, este año los he hecho por primera vez siguiendo una receta del recetario de Thermomix.


Hice algunas modificaciones sobre los ingredientes y también sobre el tiempo de horneado, porque os diré que hice una tanda que salieron de sabor buenísimos pero algo duros. Y no me quería quedar yo con las ganas de poner esta receta en el blog, así que la repetí con lo que yo pensaba que estaba mal y entonces si que salieron bien.

Así que os dejo la receta con las variaciones finales que introduje para que os salgan tan buenos como a mi.

Con esta receta participo en el Reto de ·Chritsmas Time" de la comunidad Cocineros del Mundo G+

#RetoChristmasTimeCdM2016




INGREDIENTES: 

100 gr de almendra cruda
175 ml de aceite de oliva
1 piel de naranja sin nada de parte blanca
1 cucharadita de anis en grano o matalauva
400 gr de harina de trigo
150 gr de azúcar 
1 cucharada de canela molida
100 ml de vino dulce (yo puse moscatel)
25 ml de anis dulce

Azúcar glass para rebozar (no digo cantidad, la que se necesite)

Lo primero es tostar las almendras en el horno a 180º unos 8 minutos, no hay que dejar que se doren en exceso, si no amargarían. Dejamos que se enfríen.
Ponemos el aceite en un cazo con la cascara de naranja y la matalauva. Dejamos que la piel de naranja se fría y cuando se arrugue, retiramos el cazo del fuego y dejamos enfriar.
Picamos las almendras ya frías con dos golpes de turbo en la thermomix o en una picadora, pero  o queremos que se pulverice, queremos trocitos chicos. Reservamos la almendra picada.
Sin lavar el vaso de la thermomix ponemos el aceite frío (sin la piel de naranja que desechamos), añadimos la harina, azúcar, canela, vino y anís y mezclamos 30 segundos a velocidad 4. Agregamos la almendra picada y volvemos a mezclar 30 segundos a velocidad 4. Programamos 1 minuto a velocidad espiga y terminamos de amasar a mano en la encimera. Estiramos entre dos papeles encerados y dejamos de un grosor de medio cm mas o menos. No los dejéis muy finos, ese fue mi primer fallo. Cortamos círculos con un vaso y con el descorazonador de manzanas hacemos el círculo de en medio. Colocamos en la bandeja de horno y horneamos a 175º, calor arriba y abajo sin ventilador durante unos 20 minutos. Vigilad el horno, deben quedar blanditos al tacto, al enfriar se endurecen algo, pero si los sacamos del horno demasiado cocidos después estarán muy duros.
Dejamos que se enfríen en una rejilla y rebozamos con azúcar glass. 

Podemos hacer la masa sin thermomix. En un bol grande ponemos la harina, azúcar, canela y almendra y mezclamos con una cuchara de madera. Añadimos el aceite, el vino y el anís y seguimos mezclando con la cuchara para acabar de amasar con las manos. Nos debe quedar una masa  aceitosa pero fácil de manejar.


Primero tostamos las almendras.

Que no se doren demasiado. Dejamos que se enfríen.

Ahora freímos la cascara de la naranja en el aceite con la matalauva. Cuando la piel de la naranja se empieza a arrugar, apartamos del fuego y dejamos enfriar.

En el vaso de la thermomix ponemos aceite, harina, azúcar, canela, vino y anís y mezclamos.

Agregamos la almendra y amasamos.

Estiramos la masa y la dejamos algo gordita.

Hacemos los roscos con un vaso.

Y el agujero del centro con un descorazonador.

Los ponemos en la bandeja de horno y horneamos.

Y cuando estén fríos los rebozamos en azúcar glass.


    ¡Riquisimos!

    Con estas cantidades os saldrán unos 35 roscos.






Facebook Twitter instagram pinterest YouTube google plus


Introduce tu Correo y recibe mis entradas en tu email:





16 comentarios:

  1. Tienen una pinta riquísima estos roscos. Mi madre siempre los compras, pero después de ver esta receta, me han entrado ganas de prepararlos yo misma. Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si te animas, me cuentas que te han parecido! Besos!

      Eliminar
  2. Qué ricos!, me acabo de comer uno pero de anís. Quedan deliciosos y aunque son laboriosos merece la pena (nada que ver con los comprados).
    Te han quedado perfectos.
    Un besito
    Sil
    Los Telares de Sil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que estos dulces hechos en casa merecen la pena por la materia prima que usamos, nada de conservantes ni cosas raras. Un besote!

      Eliminar
  3. Que ricos, si es que ponéis cosas tan ricas que ni se cual hacer y probar, jajaja. Esos roscos tienen una pinta buena, buenaaaaa
    Besote!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me pasa igual, quiero hacerlo todo y no me da la vida jajaja. Besos!

      Eliminar
  4. Pero qué buenos te han quedado y la forma de sacarle el agujerito me ha encantado.

    besos

    ResponderEliminar
  5. Hija mía, con esta pinta , quién se resiste?? qué bien te han quedado y seguro que mejor saben, los has bordado!!un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elisa, salieron bien pero a la segunda! La primera vez fue un fracaso jajaja. Besos!

      Eliminar
  6. Me encantan los roscos de vino!! Del surtido variado que vienen en las cajas es el primero que me como, antes de que lo coja otro jaja. Te han quedado perfectos!!

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, a los dulces navideños, a ninguno le hago ascos jejeje. Besitos Pepi!

      Eliminar
  7. cuando trabajo, nunca lo había pensado. Te han quedado de escaparate de confitería, enhorabuena.

    ResponderEliminar