Potaje de habichuelas blancas.





Este es uno de los guisos que se comían en casa de pequeña. Siempre he sido muy tiquismiquis con la comida, mi madre sufría porque no comía de nada. Ahora de mayor me lo como todo, pero entonces era complicado que tomara los nutrientes necesarios.


Con el tiempo me he dado cuenta de lo que pasó mi pobre madre, pues mis hijos son igual de trabajosos para comer como lo era yo de pequeña. Debe ser el karma...


El caso es que tengo que camuflar las verduras de mil maneras para que se las coman. Y con las legumbres casi igual, porque exceptuando las lentejas, las demás cuesta que se las coman.

Os dejo la receta familiar de este potaje de habichuelas blancas que si usamos las que vienen en conservas, al estar cocidas disminuimos notablemente el tiempo de preparación.


INGREDIENTES:

300 gr de habichuelas blancas en conserva.
½ cebolla
1 pimiento verde.
1 tomate rojo.
1 patata grande.
Aceite, sal y pimienta.
½ cucharadita de pimentón
1 pizca de azafrán.
1 pizca de cominos molidos
½ pastilla de caldo vegetal.
1 diente de ajo.
Unas hojas de perejil.
Unas rodajas de chorizo (opcional)

PREPARACIÓN:

Lavamos y troceamos la cebolla y el pimiento y lo sofreímos en una sartén con un fondo de aceite de oliva. Cuando esté bien pochado añadimos el tomate troceado y dejamos que se vaya haciendo. Cuando el sofrito esté hecho añadimos el pimentón y trituramos todo.
En  el mortero ponemos el ajo troceamos, con las hojas de perejil y una pizca de sal. Machacamos hasta obtener una pasta.
En la olla rápida añadimos el sofrito triturado, la patata troceada, las habichuelas (que habremos enjuagado previamente) el majado de ajo y perejil, media pastilla de caldo vegetal, una pizca de azafrán y pimienta y agua hasta cubrir todo.
Cerramos la olla y dejamos que cueza a fuego fuerte hasta que la válvula suba. En cuanto suba, bajamos el fuego y cocinamos diez minutos.

Esperamos que la válvula de la olla baja y abrimos. Pinchamos la patata y si está tierna ya está listo. Podemos comerlo así o añadir unas rodajas de chorizo. Para ello volvemos a poner al fuego la olla y dejamos unos minutos que hierva para que el chorizo se haga.


Preparamos un sofrito de cebolla, pimiento y tomate (he usado tomates cherry porque no tenía de los otros). Añadimos pimentón y trituramos.

Machacamos un diente de ajo con el perejil y la sal.

Que se forme una pasta. Esto le da un gusto muy bueno al guiso.

En la olla rápida ponemos el sofrito triturado, las habichuelas, la patata..

Cubrimos de agua y añadimos azafrán, cominos molidos, pimientas y media pastilla de caldo. No olvideis el majado de ajo y perejil. Cocemos diez minutos.

Y a los diez minutos ya está el guiso, si queréis echarle unas rodajas de chorizo dejad que cueza unos minutos.


    ¡Listo nuestro potaje! A mi me encanta con chorizo, pero si lo quitáis, es un plato apto para vegetarianos. Y le reducimos también las calorías, que todo cuenta.


    Un guiso de los de toda la vida pero preparado a la manera de mi familia.






Facebook Twitter instagram pinterest YouTube google plus


Introduce tu Correo y recibe mis entradas en tu email:





15 comentarios:

  1. ¡No sabes lo que me identifico contigo! En casa mi madre hacía este potaje poniéndole también garbanzos y a mí siempre me ha costado la vida comérmelo. Desde que vivo fuera lo hago muy similar al tuyo y mi marido que tampoco podía con las habichuelas se lo come encantado y repite.

    No sé qué pasará cuando llegue nuestra pequeña, pero supongo que pagaremos lo que hemos hecho de pequeños... ¡paciencia! no nos queda otra ¿verdad?

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, mi madre me dice que ahora sabré lo que ella sufrió conmigo... Gracias por comentar Cuca. Un besote!

      Eliminar
  2. Me ha encantado tu potaje de alubias blancas, no lo conocía, me la guardo en mi carpeta de recetas de pinterest.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cari, en casa es un guiso de los de siempre! un besote

      Eliminar
  3. Oioioioioioiiiiiiiii que me falta la barra de pan! me encanta este potaje! Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo malo Maggie, lo que se come de pan!jajaja. Un beso!

      Eliminar
  4. Rico y contundente. Perfecto para estos días fríos. Y, me lo apunto porque este no lo conocía. ¡Cómo te entiendo, que yo también era de las que no comía nada y ahora no dejo nada en el plato! Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chus entonces tu eras como yo , de las remilgadas jajaja, ahora me como hasta las piedras! jajaja Un beso!

      Eliminar
  5. Mis niños también son trabajosos a veces para comer, sobre todo las legumbres... Pero yo venga a insistir, que lo que tienen ellos de trabajosos lo tengo yo de cabezota!! Espero que acaben comiendo de todo y no sean trabajos en vano!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con la edad cambian Montse, esa es mi esperanza jejeje.

      Eliminar
  6. Lo de las verduras y legumbres es un problema que se cura con la edad, lo que yo pasé con mi hija fue tremendo, cuando se hizo mayor y ahora que está casada come de todo....que le vamos a hacer.
    Este potaje me encanta, a veces con chorizo y otras sin. Mª José te ha quedado con un color delicioso!!!
    Un bst.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los míos ya son mayores y siguen siendo unos pejigueras jajaja, a ver si cambian! Un beso Mavi!

      Eliminar
  7. Me ha encantado. Esos guisos que te traen recuerdos..que saben a infancia...es de los primeros pucheros que aprendí a cocinar... qué recuerdos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Patricia! De mayor es cuando empiezo a valorar estos guisos caseros.. Un beso!

      Eliminar
  8. si señora! buen potaje para quitar el frio, en casa lo tomamos mucho por que ami hijo le encanta este, bbbb

    ResponderEliminar