Tarta de manzana.


 Tartas de manzana hay tantas como gente que las cocina. Le pasa igual que a la tarta de queso, hay tantas variantes que no se sabe bien cuál es la receta original. 
Esta receta la preparo desde hace años, cuando la mamá de una antigua alumna me la pasó. La he tuneado en ocasiones y en otras la elaboro al pie de la letra. 

Hoy le he puesto un ingrediente extra (leche condensada)  que no varía para nada ni la textura ni el sabor original, por lo que si queréis podéis prescindir de él.

Lo que si os recomiendo es que la preparéis porque es una tarta sencilla, fácil, con ingredientes de tener en casa y que os va a dar un buen resultado.

INGREDIENTES:

5 manzanas tipo golden ( +dos manzanas para decorar)
1 vaso de leche
1 vaso de harina
1 vaso de azúcar.
100 gr de leche condensada
100 gr de mermelada de albaricoques
1 hoja de gelatina neutra (esto es opcional)
Guindas o cerezas en almíbar

PREPARACIÓN:

Pelamos las cinco manzanas y las trituramos en la thermomix 20 segundos a velocidad 7 o lo hacemos con una batidora eléctrica hasta que estén más o menos como un puré espeso.
Añadimos la leche, el azúcar y la leche condensada y volvemos a batir 20 segundos a velocidad 4. Por último agregamos la harina y mezclamos bien 30 segundos a velocidad 4 hasta obtener una mezcla homogénea.
Todo el proceso se puede hacer con una batidora eléctrica.
Vertemos la mezcla en un molde desmoldable de 25 cm (puede ser más pequeño y os quedará más gordita).
Pelamos las dos manzanas que nos quedaban en láminas finas y las colocamos por encima de la mezcla que tenemos en el molde.
Horneamos a 180º, con calor arriba y abajo (yo he puesto también el ventilador) durante una hora. Si notamos que las rodajas de manzana se churruscan mucho, le ponemos papel de aluminio hasta acabar el horneado.
 Al acabar dejamos dentro del horno  entreabierto que se vaya enfriando sola.
Cuando esté fría, calentamos la mermelada 30 segundos en el microondas y le añadimos la hoja de gelatina que previamente hemos tenido en remojo con agua fría. Debemos escurrirla bien antes de agregarla a la mermelada y mezclar hasta que se diluya.

Lo de añadir la hoja de gelatina es opcional, podéis poner directamente la mermelada sobre la tarta, sin calentar. Yo le añado la hoja de gelatina para que tenga algo de cuerpo la cobertura.
Cuando ya hayamos diluido la gelatina la extendemos por encima de la tarta y colocamos mitades de guindas o cerezas en almíbar para decorar.

Guardamos en la nevera hasta el momento de servir.



Los ingredientes, tomad como referencia el mismo vaso para medir la leche, el azúcar y la harina. No os lo puedo decir en gramos porque olvidé pesarlos.


Pelamos y cortamos las manzanas. Vamos a triturarlas.

No es necesario que quede un puré fino.

Añadimos las dos clases de leche.

Y el azúcar. Lo batimos todo.

Por último la harina. Volvemos a mezclar.

Vertemos la mezcla en un molde desmoldable. El mío era de 25 cm. En un molde más pequeño quedará mas alta.

Colocamos las manzanas que nos quedaban fileteadas. Al horno. Una hora y dejamos reposar dentro del horno

Una vez fría la pintamos con la mermelada. Colocamos unas guindas para decorar.Dejamos en la nevera.



Y lista para disfrutar. Una tarta tipo flan, dulce, suave con un gran sabor a manzanas y... ¡exquisita!

   Tiene una textura blanda, pero se puede comer con las manos (y chuparte los dedos después)

Sigue mis trabajos por facebook

3 comentarios:

  1. Se ve riquísima, tan doradita, y con esa mermelada...ummm, se hace la boca agua.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii!! Está muy rica Ana! Gracias por comentar! Un beso!

      Eliminar