Calabacín relleno de rosada y gambas.


Descubrí estos calabacines de casualidad. Sabía que existían, pero no los había probado nunca y la verdad es que por su forma son ideales para rellenar.Y eso hice, rellenarlos, pero no de la clásica combinación de carne picada y tomate, sino de pescado, en concreto de rosada y gambas. y están riquísimos. una combinación delicada y suave, que no sabe mucho a pescado, por lo que podemos engañar a quién no le guste.





INGREDIENTES:

3 calabacines redondos.
½ cebolla
250 gr de rosada sin piel ni espinas.
10 gambas crudas.
3 cucharadas soperas de harina.
200 ml de leche.
Queso mozzarella.
Sal, pimienta y nuez moscada.

PREPARACIÓN:

Quitamos la tapa a los calabacines y los ponemos en una fuente apta para el microondas. Horneamos cinco minutos a máxima potencia. Dejamos templar. Sacamos la carne del calabacín y reservamos.
Cortamos la rosada y las gambas a trocitos y las reservamos.
Troceamos la cebolla y la sofreímos en una sartén con un fondo de aceite de oliva, cuando esté pochada se añade la rosada, las gambas y la carne de calabacín y se deja unos minutos que se hagan. Cuando ya veamos que está listo, incorporamos la harina y damos vueltas un rato para cocinar la harina y que no sepa a crudo. Agregamos la leche y salpimentamos. Añadimos una pizca de nuez moscada y damos vuelta hasta que la masa espese un poco-
Rellenamos los calabacines con esta mezcla y ponemos encima una rodaja de mozzarella. Horneamos a 180º unos minutos, hasta que el queso se funda. Espolvoreamos con perejil seco.




Cortamos la parte superior de los calabacines. Los horneamos en el micro unos cinco minutos.

Dejamos templar un poco y con una cuchara sacamos la carne. La reservamos.

Pochamos la cebolla picada en una sartén con un poco de aceite.

Mientras cortamos la rosada limpia y las gambas peladas en trozos pequeños.

Cuando la cebolla esté transparente, añadimos la carne de los calabacines, la rosada y las gambas. Cocinamos hasta que esté listo, unos minutos.

Agregamos la harina y damos unas vueltas para quitarle el sabor a crudo.


Y añadimos la leche, la sal, la pimienta y la pizca de nuez moscada.

 Dejamos que espese un poco.

Y rellenamos los calabacines con la mezcla.


Ponemos una rodaja de mozzarella encima y al horno.


Al sacarlo lo espolvoreamos con perejil seco.

    Como primer plato, o acompañamiento, quedan muy bien.



   Buena pinta, ¿verdad?

     Si quieres ver más recetas, sígueme por facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada