Tortilla de claras con espinaca, gambas y queso.


 El domingo preparé una crema catalana que estaba de lujo. Solo llevaba yemas, así que me encontré con
 cinco claras.

 No quería congelarlas porque después no recuerdo que las tengo en el congelador y cuando las encuentro pasado el tiempo, no me apetece usarlas. Así que las dejé en la nevera con el firme propósito de usarlas de forma inmediata.

Empecé a pensar en qué emplearla: merengue, bizcocho... pero en una conversación con mi amiga Mª Angeles me dio la solución: tortilla.

¿Pero una tortilla normal? No, había que hacer algo distinto. Me puse a buscar en la nevera y encontré gambitas congeladas y espinacas. Buena combinación. ¿Y si le pongo un resto de queso curado que anda aburrido en la nevera? ¡Pues vamos a probar!




INGREDIENTES:

5 claras de huevo.
200 gr de espinacas frescas.
6-7 gambas peladas (frescas o congeladas)
25 gr de queso curado.
1 diente de ajo.
Sal .
Aceite para sofreir.

PREPARACIÓN:

En una sartén ponemos un fondo de aceite de oliva y freímos un ajito en dados.
Cuando empiece a dorarse, añadimos las gambas peladas y damos unas vueltas.
Agregamos las espinacas y tapamos para que se cocinen con el vapor. Dejamos unos minutos hasta que reduzcan su tamaño.
Escurrimos todo el caldo que se haya podido crear y batimos las claras hasta que estén espumosas.
Echamos en las claras las espinacas, el ajo y las gambas. Salamos y añadimos el queso curado en dados.
Mezclamos bien y vertemos sobre una sartén con un poquito de aceite caliente. Cuajamos como una tortilla normal. Cuando veamos que se empieza a cuajar, damos la vuelta con cuidado.



Sofreímos un ajo en la sartén.

Añadimos las gambas peladas y dejamos que se hagan un poco.

Ponemos las espinacas en la sartén.

Tapamos para que se hagan con el vapor. En un rato se quedan a la mitad.

Lo sacamos todo y escurrimos bien el líquido.


Batimos las claras hasta que estén espumosas.

Añadimos el sofrito de espinacas y gambas y añadimos el queso en dados. Salamos.

Ponemos aceite en una sartén no muy grande y echamos la mezcla. Cuajamos como tengamos costumbre.


   Una tortilla muy sana, rica, todo proteína y vitaminas.


    Si hacéis la crema catalana y la tortilla tenéis en el mismo día un menú estupendo.


   Está realmente rica y al no llevar yemas es más saludable.

    Si te gustó esta receta, dale a me gusta a mi página de facebook y compártela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada