Brioche à tête (brioche francés).



 Brioche à tête, o lo que es lo mismo, brioche con cabeza. Es junto con el croissant, el dulce más representativo de la gastronomía francesa, y aunque es fácil de elaborar (al menos con la receta que yo he usado), los auténticos brioches, llevan mucha más mantequilla que este, por lo que su elaboración es más compleja.

 Yo he usado la receta del libro "Pan y bollería", que me encanta todo lo que tiene, y del cual ya he hecho varias recetas. Además, esta receta tiene muy poco tiempo de levado y menos mantequilla que otras recetas que he visto por internet, y no por eso sale menos bueno, que os aseguro que sale requetebueno.


Yo he querido tunearlo un poco y le he metido una pastillita de chocolate (que me perdonen los franceses), porque voy a llevarlo a la comida familiar de los sábados y mis sobrinos pequeños seguro que les apetece más con su poquito de chocolate ( y a mí también).

Os paso la receta.


INGREDIENTES:

90 gr de leche.
1 cubito de levadura fresca.
100 gr de azúcar.
100 gr de mantequilla.
4 huevos.
500 gr de harina de fuerza.
½ cucharadita de sal.

PREPARACIÓN:

Primero pesamos la mantequilla y la reservamos.
Ponemos la leche a templar un minuto, 37º, velocidad 1.
Disolvemos la levadura, mezclando 20 segundos a velocidad 3.
Añadimos los huevos y el azúcar y batimos 20 segundos a velocidad 4.
Agregamos la harina y la sal, mezclamos 30 segundos a velocidad 6.
Ahora amasamos 3 minutos en velocidad espiga. Cuando acabe, volvemos a programar dos minutos a velocidad espiga y sin cubilete vamos echando la mantequilla a trocitos  para que se integre bien.
Dejamos la masa dentro del vaso una hora.
Al cabo de la hora, bajamos la masa con la espátula y amasamos un minuto a velocidad espiga.
Con las manos y la encimera aceitada, cogemos porciones y hacemos una bola mediana, la ponemos sobre un molde individual de magdalenas y le colocamos una bola pequeñita como copete.
Dejamos que reposen unos 45- 60 minutos.

Precalentamos el horno a 200º , pintamos de huevo y horneamos unos 10 minutos los pequeños y 15-20  el grande.




Primero pesamos la mantequilla y la reservamos.
 

Ponemos a templar la leche y disolvemos en ella la levadura.


Echamos los huevos y el azúcar. Mezclamos un poco.

 Ponemos la harina y la sal.


Ya está mezclado todo.

Ahora a esta masa le vamos a echar la mantequilla poco a poco.

 Con la máquina en marcha, por el bocal vamos echando la mantequilla reservada.

Y dejamos dentro de la máquina una hora, para que crezca.


A la hora justa, está así. La amasamos otra vez dentro de la máquina.

La sacamos a la encimera con aceite. Con las manos aceitadas hacemos porciones.


Yo les he puesto una pastillita de chocolate. Damos forma de bola.

Con las manos en forma de media luna. la redondeamos. La masa es super pegajosa.

Y las colocamos en nuestros moldes. Le ponemos el copete arriba, que es lo característico de estos brioches. Yo he usado tres tamaños, estas en moldes de magdalenas normales.


Estas en moldes de magdalenas XXL.

Y con el resto que quedaba la he colocado en un mini molde de bizcocho.

Las dejamos otra hora de reposo y cuando han crecido un poquito, las pintamos de huevo batido con suavidad. Al horno, las pequeñas diez o doce minutos. La grande veinte. Vigilando siempre claro, que cada horno es distinto.


   Et voilà! 
 

    Algunos se han rebelado y han sustituido el copete por una joroba.


    Estos son los de los moldes XXL.


    El chocolate fundido... ummmm!  Este fue sacrificado nada más hacerle la foto.


Este es el del molde de mini bizcocho.


   ¿Veis la miga? suave, esponjosa, tierna y deliciosa. ¡Lo tiene todo!

2 comentarios:

  1. Me encanta Maria Jóse!!! Tus brioches tiene que estar delicioso¡¡¡ Me encanta tu blog y me quedo por aquí....Besos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Lina! Me alegro de que te gusten. Gracias por pasarte por aquí.

    ResponderEliminar