Pastéis de Belem


  ¡Estos pastelitos están de vicio! Son pequeños pero te puedes comer cuatro o cinco de un tirón.
 Parece ser que son originales de Portugal, del barrio de Belem, en Lisboa. Su origen viene de un monasterio y  la receta es super secreta, pero la gente es muy lista y ya circulan por internet versiones muy parecidas a la original. 

Yo no he probado los originales, así que no sé como sabrán, pero estos están de muerte.


 He sacado la receta de mis thermorecetas, un blog con recetas para thermomix muy interesante.



INGREDIENTES: (para 19 tartaletas)

- 250 gr. de leche entera

- 250 gr. de nata líquida para montar (35% m.g.)

- 170 gr. de azúcar

- 50 gr. de harina de repostería

- 5 yemas de huevo

- 1 palo de canela

- la piel de ½ o 1 limón

- canela molida y azúcar glass para espolvorear.

- 500 gr. de masa de hojaldre (2 láminas)


PREPARACIÓN:


Con thermomix:

Colocamos la mariposa en las cuchillas y, en el vaso, ponemos la leche, la nata, el azúcar, la harina y las yemas de los huevos. Mezclamos durante 10 segundos, a velocidad 4.

Añadimos el palo de canela y la piel del limón. Programamos 18 minutos, temperatura 90º y velocidad 1½.

Precalentamos el horno a 200º. Untamos con un poco de mantequilla los moldes de una bandeja de magdalenas (de 12).

Cortamos 12 círculos de pasta con una aro de emplatar de 10 cm. de diámetro y los colocamos en los moldes engrasados.

Terminados los 18 minutos, retiramos la mariposa de las cuchillas, el palo de canela y la piel de limón.

Rellenamos los moldes sin llegar al borde y horneamos durante 20 minutos, a 200º o hasta que el relleno haya cuajado y la superficie se dore.

Sacamos del horno, dejamos que templen dentro del molde durante 15 minutos, sacamos y las colocamos sobre una rejilla hasta que enfríen completamente.

Servimos caliente o frías.

Decoración:  se puede decorar espolvoreando azúcar glas con canela por encima, cuando estén completamente frías


Sin thermomix:


En el vaso de la batidora ponemos la leche, la nata, el azúcar, las yemas y la harina. Lo batimos para que nos quede una mezcla homogénea.
Vertemos esta mezcla en un cazo grande y ponemos también la rama de canela y la piel de limón. Lo llevamos a fuego lento sin dejar de remover con unas barillas hasta que empiece a hervir. Cuando veamos que espesa, lo retiramos del fuego y quitamos la canela y la piel del limón. Ya está lista la crema.
Proceder según el resto de la receta.


Con un vaso grande cortar círculos de hojaldre para poner en los moldes.


He usado  bandejas para magdalenas, metálicas y de silicona. La metálica es conveniente engrasar un poco.

Ponemos el hojaldre en los huecos y rellenamos con la crema, hasta la mitad, que luego crecen y se desbordan.

Esta es la bandeja de silicona.

El corte de uno, riquísimo.

Salen muchos, y templaditos se comen sin sentir.


  Son deliciosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada